Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Alemania derrotó a Chile en la final de la confederaciones

El fútbol, a pesar de todos los cambios que está implementando la FIFA, sigue siendo un deporte de once contra once, y por ende, siempre gana Alemania. Así se puede resumir la final de la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la cual enfrentó a los vigentes campeones mundiales con una aguerrida selección de Chile y terminó en victoria 1-0 para los teutones, gracias a un gol de Lars Stindl, y poco más.

Chile, con su plantel de lujo, ingresó al compromiso, disputado en San Petersburgo, tratando de imponer condiciones, aprovechando su talento, su garra, su coraje y llevándose por encima a una Alemania llena de calidad y categoría, pero carente de experiencia y roce internacional.

Arturo Vidal, todoterreno que hace vida en el Bayern Munich alemán, fue la punta de lanza de los sudamericanos en el arranque dle cotejo. El mediocampista, a los ocho minutos, ya había pateado dos veces al arco, pero en ambas oportunidades se topó con el muro llamado Marc-Andre Ter Stegen. El arquero dle Barcelona tapó, una tras otra, todas las ocasiones chilenas.

Eduardo Vargas y Alexis Sánchez también chocaron contra el búnker alemán, en el mejor momento de la selección chilena. Los bicampeones de América pasaban como flechas por entre la línea defensiva de Alemania, pero un error de Marcelo Díaz terminó la pauta en el compromiso.

El reloj que maneja todos los tiempos en el conjunto chileno y que suele estar lleno de seguridad y presición al momento de pasar el esférico, sufrió un pequeño contratiempo, y los cazadores alemanes no dudaron en aprovechar. Díaz fue comido por la presión de Timo Werner en la última línea y el delantero alemán, solo ante Claudio Bravo, terminó cediendo el esférico a Lars Stindl, para que este solo tuviera que empujarla.

Gol, ventaja, y poco más. Alemania no había hecho méritos para tener la ventaja, pero aprovechó, y de que manera, las ventajas otorgadas por Chile.

Con el 1-0, la pelota cayó del lado alemán. Chile sintió el golpe y perdió el rumbo del compromiso, dejando que los europeos controlaran el tiempo y el ritmo del compromiso.

En la segunda mitad, Alemania continuó con su dominio, pero a falta de 20 minutos, Chilereaccionó y volcó la cancha hacia la portería germana. Vidal, Sagal, Aranguiz y, sobre todo, un movedizo Alexis Sánchez, intentaron hasta el final conseguir el tanto de la igualdad, pero Ter Stegen y la falta de puntería evitó que Chile consiguiera la “machada”.

Alemania, con un equipo “B”, pero con calidad de selección “A+”, terminó levantando la Copa Confederaciones y deja un gran sabor de boca de cara al futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *